Monday, October 17, 2005

¿Comentarios?

13 Comments:

Blogger David Moreno said...

A mi me parece que no es para tanto el asunto. Finalmente todo evoluciona y el lenguaje tiene que hacerlo. Creo que lo ideal sería mantener un justo medio. Es decir, que se respeten y se enseñen las reglas del lenguaje "tradicional" pero también se respeten las nuevas formas de comunicación que han surgen con la revolución tecnológica...

En fin, es interesante el asunto..

Saludos..

12:49 PM  
Blogger eldorado said...

¿Y qué de la moral está en el lenguaje?
¿Por qué se “alarman”? Se alarman por lo que no debieran.
Y también los periódicos. O al menos “El Universal”.
¿Qué van a decir cuando vean en el universo de los blogs que tantos de sus estudiantes –de ésos que ellos piensan que no escriben, los que no pasan las pruebas estandarizadas internacionales- SÍ escriben?
Como dijo alguien en un post anterior, llegan tarde. Esto ha abierto un infinito de posibilidades, como el lenguaje mismo. La gente se abre paso para entenderse, para enredarse, para enblogarse, no sólo para globalizarse mecánicamente.
Se escandalizan de la manera como circulan nuevos ‘lenguajes’, de las expresiones propias que van tomando grafemas y mensajes cifrados, cuando el escándalo de la inequidad en el acceso a la educación, de la discriminación y violencia cotidianas en las aulas no conmueve ni a la burocracia educativa ni a los anónimos demandantes del buen discurrir del léxico.
¿Cuál es el temor? ¿Cuál la resistencia?
Deberían ocuparse de las urgencias, no de las contingencias (tanto "la SEP" como los medios!).

5:09 PM  
Blogger blografía del blog said...

Se me ocurre y lo escribo:
Las formas de expresión surgidas de la tecnología han de ser fugaces porque su matriz no se está quieta un segundo. La expresión "tener palancas" es ya obsoleta porque las palancas casi han desaparecido y han cedido su lugar a los botones, en lo que a lo mejor resulta ser no sólo un paso de lo analógico a lo digital sino también un tránsito de la etapa fálica a la etapa clitoriana de la tecnología. "Que te caiga el veinte" murió por la Patria una vez que desaparecieron los teléfonos de monedas; "ponerse el cassette" está condenada a la extinción próxima; "dar boot" se usó, a fines de los años ochenta, como equivalente de darse cuenta y hasta de nacer, pero no echó raíces en la boca de los hablantes; y en cuanto desaparezca (espero que sea pronto, y que se invente algo más eficiente) el teclado de los celulares como vehículo de la expresión escrita, se llevará consigo sus grafías particulares. Et ainsi de suite.

6:10 PM  
Blogger Hilda said...

Creo estar de acuerdo con todos un poco aquí. No creo en purismos de la lengua y, sin embargo, como profe de lite a veces tengo que asumir un papel normativo. Les prohibo usar "q'", "xq'", etc., en los exámenes, pero yo misma los utilizo cuando envío mensajitos a través del celular. Ya cualquiera podría identificar un mensaje tipo "on tas?" -mucho más fácil y rápido de teclear que "¿dónde estás?".

Estoy de acuerdo con que el lenguaje evoluciona, y muy rápido, con que hay préstamos y calcos que de pronto abruman a la lengua, pero lo que sí me parece incorrecto es que los jóvenes crezcan creyendo que así es como se escribe. Al rato se acostumbran a escribir "xq'" y no saben cuál es la diferencia entre un "por qué" interrogativo y un "porque" conjunción. Jugar con tergiversaciones del lenguaje y otro tipo de trastoques es divertido, pero cuando uno es conciente de lo que está haciendo. De otra manera se trata de un mero estancamiento.

Se enseñan las reglas y usos de la lengua como sistema y luego se deja que uno haga y deshaga como le venga en gana, que haga del lenguaje un metalenguaje, que juegue, que lo ponga en duda, que lo renueve, recontextualice o que lo haga barquitos de papel.

Como Locombiana pienso que sería ganancia que por lo menos escribieran pero, tristemente, ni a eso llegan: tanta es su "weba".

11:12 PM  
Blogger blografía del blog said...

Y a Hilda le faltó mencionar "porqué", que es sinónimo de motivo o razón.
Hay que escribir con correxión y comer frutas y berduras.

11:25 PM  
Blogger blografía del blog said...

Pedro:

Parece que a mi corta edad soy obsoleta, porque a mí me sigue "cayendo el veinte", y no tengo "palanca" alguna para prácticamente nada importante. Reconozco que "ponerse el casette" y "dar boot" son expresiones que en mi vida había oído, eso sí. Pero creo que estamos hablando de cosas distintas, porque una cosa son las expresiones populares (que bien pueden estar basadas en la tecnología -o no-), y otra, las modificaciones al lenguaje. Coincido totalmente con Hilda, para romper las reglas hay que conocerlas.

No sé, aún estoy segura sobre eso que el teclado de los celulares se lleve consigo sus grafías. Creo que este problema cruza con el de los anglicismos (como el famoso "empoderamiento", que tanto le gusta a la esposa del presidente)... y después de todo, sigo con la duda... ¿hasta dónde se vale ser innovadores o conservadores? Si nuestra lengua es parte fundamental de nuestra identidad, ¿qué pasa cuando la deformamos?

Y al escribir esto, me asalta otra duda: ¿por qué rayos jamás he tomado un curso de redacción? Demonios. Me disculpo de antemano por mi diarrea mental.

12:57 AM  
Blogger blografía del blog said...

¡Ah, pero qué tenemos aquí! Una Diana con diarrea no mental sino textual: ¡Bravísimo!
Respondiendo de abajo hacia arriba, Diana, te diré que si no has asistido nunca a un curso de redacción, tal vez sea, entre otras razones, porque no lo necesitas para nada. Te expresas impecablemente bien, y pus pa'qué.

David postuló la pertinencia de buscar un "justo medio" entre las reglas y la evolución natural (bueno, en rigor debe ser: artificial) del lenguaje); Locom, con su aguda conciencia del contexto, apunta a una preocupación moralizante que es, si nos atenemos a la etimología, una obsesión (improcedente, inútil) de conservar usos y costumbres inamovibles; Hilda esboza la ambigüedad obligada (una posible traducción para "aboli bibelot", se me ocurre) entre el acatamiento o, mejor, la conciencia de la norma, y el reconocimiento ineludible de los hablantes (y escribientes, o garabateantes) como sujetos de la historia idiomática.

Diana toca el corazón del problema: "¿hasta dónde se vale ser innovadores o conservadores? Si nuestra lengua es parte fundamental de nuestra identidad, ¿qué pasa cuando la deformamos?"

Plantear la innovación en el lenguaje como algo que "se vale" o "no se vale" es como decir que el Katrina, y el Stan, y el Wilma, "no se valen" (o "sí se valen"): las únicas lenguas estáticas son las lenguas muertas y hasta esas experimentan, de vez en cuando, en los pasillos de los seminarios, una que otra contracción póstuma. Transformamos, alteramos, adulteramos y contaminamos el idioma con el solo hecho de usarlo. Es inevitable. La Real Academia todavía sueña con que "limpia, fija y da esplendor" (¿se les ocurre un mejor slogan para algún producto de limpieza de baños y cocinas tipo Maestro Limpio o Pato Purific?) pero, en lo que a evolución lingüística se refiere, es una mera oficialía de partes o un registro, siempre atrasado, de patentes. Muchos acudimos a ella en busca de puntos de referencia y aclaración de sentidos, pero hasta ahí. El que los hispanohablantes usáramos el idioma tal y como quiere Madre Academia sería tan inconcebible como una población de católicas que rechazara en masa el uso de anticonceptivos.

Me parece, queridos globeros, que uno puede contribuir, con humildad y modestia, a fomentar en el prójimo (Madtita y su esposo son un caso aparte e irredimible) el amor al idioma, y en eso van incluidos tanto el cultivo de la expresión (adulterante de su propio medio) como la comprensión de sus normas, temporales de necesidad, porque si no, en vez del celular style, seguiríamos componiendo nuestros mensaje ansina:"En este pecado se cuenta la usuría, / e las fuerças e furtos, e toda robería, /echar los grandes fechos, falsa marcadería; aquí son abogados en esta acostadía" o, peor aun, en bajo latín y, la neta marioneta, qué güeba, o "weba", que en su escribir compone la Paloma del Alba, dejando ansí testimonio de los (duelos y) quebrantos que sigue padeciendo la lengua nuestra, que si Armada Invencible creyose, / en Trafalgar jodiose / y ahora ser castizo es mera pose.

7:01 AM  
Blogger eldorado said...

Eso que menciona Pedromiguel acerca de “contribuir, con humildad y modestia, a fomentar en el prójimo el amor al idioma (…)” me recuerda que como (casi) todo amor –en tiempos del cólera-, el asunto es espinoso, o al decir de tanta gente de ahora y de aquí, “espinosón”…

Entre tanto, recuerdo cuando mi sobrina preguntó si “obsesión” se escribía “con be de burro o con ve de vaca”, mientras yo, mirando su cuaderno de reojo, bi que la havía escrito con ce de casa!!! Con esto del lenguaje, la obsesiva muchas veces soy yo!

Pero, insisto, ¿es el lenguaje en sí mismo –incluida su tananheladaportantos corrección, su adecuado uso, su dignificación y deleite- lo que traba el significado? Y ahí habrá de relativismos a relativismos también (como la polémica desatada en Alemania en torno a la tortura y si era lícito que la policía la ejerciera contra un terrorista que había puesto una bomba en un lugar transitado por miles de personas, o contra un secuestrador que había dejado a un niño de 7 años en una fosa bajo tierra y que podía morir en cualquier momento… Bueno, digamos que esto es de otro talante que si escribir por qué o el porqué de normas para la escritura. La cuestión es que el lenguaje, su uso, se supone orientado al entendimiento entre hablantes/oyentes – lectores/’escribientes’, y mientras son correctos o no los asuntos de la forma qué está sucediendo con todo ese fondo tenaz del entendimiento humano... Claro, no por ello creo que haya que renunciar a sostener el empleo apropiado del lenguaje escrito, pero el criterio más que estético, tal vez sería ético… O algo así).

En el blog del primate del blog o grafo (sí, lo confieso, ¡me estoy haciendo adicta al blog!... bueno, sólo a algunos…), encontré hace tiempo algo que me encantó y quizá venga al caso ponerlo por acá –a riesgo de que este chorrero se haga más largo-. Ahí’tá:

Prescriptivismos, shmescriptivismos.

Por medio del boletín prescriptivista del Departamento de Letras de la Universidad del Valle de Guatemala, que continúa arribando a mi buzón con puntualidad suiza y entusiasmo italiano, me entero de que la novísima edición del Diccionario de la Real Academia estima que la forma correcta de escribir tal vez es, de ahora en adelante, talvez. No cabe duda de que las luminarias de la Academia han llegado a tan justa determinación tras incontables deliberaciones, las cuales les han provisto de un criterio transparente y lógico para tal cambio. (¿Talvez talvez se esté escribiendo tal vez con menor frecuencia de lo que se lo escribe talvez?)

Tras vivir en una sociedad cuya comunidad de lingüistas prefiere describir la lengua a prescribir reglas de corrección, la actitud de los celosos guardianes de la integridad de la lengua española me resulta francamente desagradable. Conjeturo que las consecuencias de dicho prescriptivismo son significativas. El inglés es una lengua mucho más versátil y rica que el español, y se lo dice alguien que se supone debería sentirse más cómodo escribiendo en español: Jorge Luis Borges. En la comunidad lingüística angloparlante no hay esa marcada resistencia a la incorporación de nuevos vocablos, como tampoco existe esa fascinación enfermiza con la unicidad de la corrección. Los neologismos abundan, las palabras de origen foráneo son aceptadas sin chistar, y la profesión de consejero gramatical público, tan importante en nuestra Guatemala malinchista, prácticamente no existe.

En el español correcto de la entrañabilísima Academia, que aparentemente no ha descubierto lo que la sociolingüística tiene que decir acerca del prescriptivismo fanático, se debe decir campus, y no campus universitario, porque la segunda expresión es una supuesta redundancia (¡que a nadie se le ocurra hablar de campus colegial, o de campus escolar, por favor!). En inglés, dígase University campus o campus a secas, todo el mundo entiende, y ríase la gente.

Una palabra sobre el título de la nota. En inglés, las palabras que comienzan con el sonido sh suelen ser consideradas divertidas, como las palabras en yiddish que comienzan con el prefijo peyorativo shm-. El clásico ejemplo, traducido al español: "Edipo, schmedipo: ¿acaso un niño no debe amar a su madre?".

-------
Hasta ahí el primate. Y aquí, hablando del “idioma”, sus correcciones, variaciones, juegos, intercambios normativos, paranormativos y anormales, los dejo con un pueta paisano mío:

"Ahora que los ladros perran, ahora que los cantos gallan,
ahora que albando la toca las altas suenas campanan;
y que los rebuznos burran y que los gorjeos pájaran,
y que los silbos serenan y que los gruños marranan,
y que la aurorada rosa los extensos doros campa,
perlando líquidas viertas cual yo lágrimo derramas
y friando de tirito si bien el abrasa almada,
vengo a suspirar mis lanzos ventano de tus debajas".

José Manuel Marroquín

12:23 PM  
Blogger Hilda said...

Sí, es espinosón y dificilón y mamonsón (hablar correctamente ya suena mamón), pero está chido.
Osease, la lengua es harto bonita, harto juegable, juguetable, juguetona pues! Sícierto, el inglés es más liberal pero en español también se pueden hacer grandes cosas, conservando o no las normas.

Locom, sabes qué es horrible? Pónte a calificar, digamos, unos 60 exámenes de preparatorianos, llenos de faltas de ortografía y verás que si te pones a escribir un párrafo, inmediatamente después, se te pega la mala ortografía!! Juro que lo he hecho nomás para maravillarme del suceso! Ojalá pudiera ser al revés, que a ellos se les pegara la buena ortografía. Uno puede perder completamente la noción de v de vaca o b de burro o s de sopa (o c de casa, en el caso de tu sobrina) en "obsesión".

Cómo enseñar ética y estética del lenguaje? Agarras y les dices: "Miren queridos pupilos, éstas son las reglas, esto es lo correcto, pero fíjense que si las rompen de esta tal forma les pueden quedar cosas bien bellas" y les fotocopias el capítulo 7 de Rayuela o les pones La Seranata o qué-sé-yo?

Diana, te imaginas un blog conservador-innovador con el lenguaje? Los dos al mismo tiempo? Creo que estaría interesante, un blog sobre el lenguaje y sus variopinteces.

Blogógrafo: a fin de cuentas fue el padre de la lingüística el que puso esa dicotomía lengua/ habla, langue / parole, sistema / uso. En fin...

4:43 PM  
Blogger Hilda said...

Caraxo! Capítulo 7 de Rayuela!! Estaba yo pensando en el del Glíglico, perdón... bloguera traicionada por sus propias emociones.

4:46 PM  
Blogger Plaqueta said...

No me ha tocado ver cómo escriben las nuevas generaciones, pero ya en mis tiempos los "q'" y "xq'" eran lo más común del mundo. Además, las ultra-abreviaturas de los mensajes de celular no salieron de la nada, tienen su antecedente directo en los recaditos dos-vías que los alumnos intercambiaban en clase (y supongo que lo siguen haciendo: pasarte un pedacito de papel no cuesta $0.80).

Otra cosa: ¿y desde cuándo los maestros de primaria y secundaria saben la diferencia entre "porque", "por qué" y "porqué"? NUNCA lo han sabido, ni lo sabrán, es algo demasiado sutil para sus mostrencas cabezotas. Por favor, yo salí de mi apestosísima secundaria escribiendo atrocidades como "fué", "tí" y "fé", porque mis maestras (oh, paladinas de la educación, honorables ejemplos a seguir) así me enseñaron que debía ser. Años para sacudirme la ignorancia que, comedida y bien portada, fui a tragarme puntualmente desde las reputísimas 8 de la mañana durante toda mi infancia. Gggrgrgrrggr.

Por eso ahora no me extraña que el Gobierno del DF "A mi me cumplió" y Jesús Ortega vaya a hacer las cosas "Por tí".

Otro problema que por ahí mencionan los de El Universal: los niños ya no quieren escribir planas y planas y planas y planas y planas de "Las abejitas vuelan de flor en flor" y "Ese oso se asea" (maravillosos poemas minimalistas, jaicús región 4, sublimes aforismos fortificantes del espíritu) para "tener bonita letra". Claro, siempre ha sido la práctica más estúpida, aburrida y humillante del universo, además del pretexto ideal de los maestros para holgazanear y mirarse las barrigas por horas y horas sin hacer nada. Pero ahora los alumnos han detectado que NO NECESITAN tener bonita letra, porque de todos modos no escribirán a mano en la vida real, y tienen un argumento irrefutable para combatir la pendejísima costumbre. Las maestras de primaria deben estar nerviosísimas: ¿con qué excusa se pintarán las uñas y limarán sus callos en el salón de clases, miestras los niños repiten cuatro millones de veces, "El respeto al derecho ajeno es la paz" en sus cuadernos-rayados-con-márgenes-pintados -a-mano-a-los-cuatro-lados-de-la-hoja (eficientísima forma de improntar conceptos como "respeto", "derecho" y "paz": a través del tedio y del dolor muscular en la muñeca)?

Y ya. Estos comentarios kilométricos contravienen "la esencia" del blog (jojo). Pero ustedes empezaron.

9:02 AM  
Blogger blografía del blog said...

Bienvenida, Plaqueta.

En Clarín hallé un diccionario de abreviaturas en internetés (dialecto argentino):
http://www.clarin.com/diario/2005/10/18/sociedad/s-03102.htm

Y también encontré esto:

"KO. Te mandé un e-m cuando salía de la dsk con un xko. Tomé un tx, después el sbt. Grr. Estoy clg. NPH. Zzz. NPN. TQPSA. TKI. B7s."

http://laculpaesmia.blogspot.com/2005/10/ymam-ko.html

3:24 PM  
Blogger Plaqueta said...

Híjole, es que de plano yo tengo la teoría de que NADIE escribe así.

De cualquier modo:

N 1 lugr d l manxa,d kuyo nombr n kro akordrm,n a muxo temp k vivia 1 idlgo d ls d lnza n astiyro,adrga antiwa,rocin flako y galgo corrdor

AUNQUE, por otro lado, está esto:

http://www.albacity.org/quixote/ganador-concurso-microrrelatos-sms.htm

5:39 PM  

Post a Comment

<< Home